13
ene
08

Paul Cézanne y el Impresionismo

Si el impresionismo fragmenta el color en sus componentes básicos, a través de la pincelada suelta y autónoma, Cézanne convierte cada pincelada en toda una estructura formal.
Cézanne crea el volumen plástico a través del color y su relación con la forma y el orden espacial. Los contrastes de temperatura no crean espacios por si mismos. Para actuar deben organizarse con otras indicaciones de espacio. A partir de Cézanne se hace evidente el uso discrecional de la perspectiva. Los artistas anteriores hacían modificaciones que pasaban inadvertidas. Cézanne evitaba el uso de las líneas de fuga, y cuando las utilizaba las desviaba para disminuir sus efectos.
Cézanne previó el efecto de ablande de las pinturas impresionistas, por esto vuelve a enfocarse en la forma y deja de lado el problema de la luz. Él separaba los planos en el espacio aclarando u oscureciendo gradualmente el plano más alejado cada vez que dos planos se superponían. Tiziano, entre otros, utilizaba la misma técnica. Luego los cubistas la tomaron de Cézanne y la utilizaron ampliamente para la organización espacial de sus composiciones. Este es un uso abstracto de la luz. Los antecesores de Cézanne utilizaban el recurso de manera que la “doble iluminación” pasaba inadvertida.
Aunque las obras de Cézanne contienen un gran número de gradaciones, la composición se basa sobre una cantidad de valores relativamente pequeña. De esta manera un mantel blanco puede estar modulado con matices compuestos por varios tintes sin que desaparezca su blancura.
Los colores complementarios se distinguen entre sí, pero al mismo tiempo se funden en un conjunto unificado, se adecuan particularmente a la representación del volumen mediante el sombreado. Si se compara una manzana sombreada de diferentes verdes con otra que varía desde los anaranjados hasta los azules, el volumen de la segunda resulta más destacado. La mutua exclusión de los anaranjados y azules se compensa con su tendencia a la unión por ser complementarios y se preserva la unidad del objeto.
Cézanne decía que no se debe representar la naturaleza, sino realizarla por medio de equivalentes cromáticos estructuradotes, porque el arte es una armonía paralela a la naturaleza. “Pintar significa registrar y organizar sensaciones cromáticas.”
“En la naturaleza, todo se modela según la esfera, el cono y el cilindro. Hay que aprender a pintar sobre la base de estas formas simples, y entonces podrá uno hacer todo lo que desea. No es lícito aislar el dibujo del color: es como si quisieras pensar sin palabras, solamente con números y signos. Muéstrame en la naturaleza algo dibujado. No existe ninguna línea, no existe ningún modelado, sólo existen contrastes. Pero los contrastes no son blanco y negro, sino movimientos cromáticos.”
“Cuanto más armonioso sea el color tanto más preciso será el dibujo, la forma llega a su mayor plenitud.” Los contrastes y correspondencias de los matices: allí reside el secreto del dibujo y del modulado.” “Hay que ver los planos, con exactitud, pero para ordenarlos y fundirlos; todo tiene que girar y articularse al mismo tiempo: la conexión cromática funde el alma de los planos en uno.”
“Yo también he sido impresionista. Pizarro ejerció gran influencia sobre mí. El impresionismo es la mezcla óptica de los colores, es algo que debemos superar.”
Cézanne se proponía captar lo perdurable, aquello esencial que percibía en la forma. El impresionismo representaba lo fugaz, aquello que se percibía en un instante de luminosidad. La teoría del color y la aparición de la fotografía renovaron radicalmente el rol de los artistas. Ya no se trataba de registrar y describir con la intención de documentar, sino que, surge, a partir de esta liberación, una corriente de búsqueda que dio comienzo el impresionismo y consagró Cézanne hacia el arte del siglo XX. Cézanne dio el puntapié inicial hacia lo abstracto, hizo de la composición un fin y no un simple medio de organizar los elementos de la obra. El impresionismo destierra el color local, toda la representación se inunda con la luz de la naturaleza. El cuadro se compone de puras impresiones del color de la luz proyectada en los objetos.
El impresionismo mantiene la representación visual de los objetos, Cézanne no representa los objetos sino que los crea a partir de su percepción: se rompe la relación visual entre el objeto y su representación y aparece una relación psicológica entre el objeto representado, el artista y su pintura. A partir de allí comienza el uso subjetivo del color, se representan sensaciones, sentimientos, estados de ánimo, opiniones, etc. Surgen el fauvismo, el cubismo y el expresionismo, tomando estos cambios producidos en el rol del arte y las necesidades de la nueva generación de artistas.

About these ads

0 Responses to “Paul Cézanne y el Impresionismo”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Hola!

El blog es nuevo, pronto estará mejor organizado.

Paginas del Blog

enero 2008
D L M X J V S
« dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: